Skip to main content

Full text of "Estaba escrito : monólogo en verso"

See other formats


4 35 9 




■*0?t 





¡i 



Digitized by the Internet Archive 

in 20Í2 with funding from 

University of North Carolina at Chapel Hill 



http://archive.org/details/estabaescritomon25211guil 



Rilo? 



MONÓLOGO EN VERSO 



POR 



I. Mh 



> i < 



(SEGUNDA EDICIÓN) 



TIPO-LI 

MA 



NON PLUS ULTRA ^ 

EN COMEDIAS Á MITAD] 

. DE SU PRECIO •,,. 

63,JAC0METREZ0,63. 

LIBRERÍA DEF.PEREZ 
l *M ADRI D-* j 



'UDILLO 



La escena en Madrid. 
Época actual. 



Es PROPIEDAD. 



Quedan á discreción de la actriz las pausas, inflexiones 
de voz, etc., que se omiten en las acotaciones, y entiéndase 
que debe caracterizar á una actriz honesta, aunque frivola, 
graciosa, y algo coqueta. 

Se le recomienda así mismo, mucha intención y relieve 
en la cuestión que sostiene con Ricardo, hallándose éste en- 
tre bastidores. 



Esta obra es propiedad de su autor, y nadie podrá, sin 
su permiso, reimprimirla ni representarla en España y sus 
posesiones de Ultramar, ni en los paises con los cuales haya 
celebrado ó se celebren en adelante tratados internacionales 
de propiedad literaria. 

El autor se reserva el derecho de traducción. 

Los comisionados de la Administración Lírico-Dramáti- 
ca de D. Eduardo Hidalgo, son los encargados, exclusiva- 
mente de conceder ó negar el permiso de representación y 
del cobro de los derechos de propiedad. 

Queda hecho el depósito que marca la ley. 



ACTO ÚNICO 



El teatro representa una sala decentemente amueblada. Me- 
sa-velador, con botella y vasos; sofá, sillas, etc. Sobre una 
de las sillas un mantón de Manila. 



ESCENA ÚNICA. 

Pepa. 

Al levantarse el telón se adelanta al proscenio y se di- 
rige al público. 

¡Señores, felices tardes! 
(Como resjjondiendo á algo que le han dicho desde una 
de las cajas./ 

(Sí; ha sido el primer fracaso) 

/Dirigiéndose al público.) 
Dije mal. — ¡Muy buenas noches! 
(Ayúdame, cielo santo...) 
Ay! Me dá tanta vergüenza... 

/Pausa! 
(¿Quién dijo vergüenza? 

/Con resolución) Vamos!) 
¿Ustedes buenos? /Pausa} 

¿Yo?.., Gracias... 
Me he atrevido á molestarlos... 
/Pausa/ 
Para decirles que dejo, 
Gracias á Dios, el teatro... 



668612 



( 4 ) 

Pues, con Ricardito Justos, 
De aquí á dos dias me caso; 

Y ateniéndome á los trámites 
De rúbrica en tales casos, 
Vengo á hacer la confesión 

De mis culpas y pecados; (Pausa.) 
Pero es antes razonable 
Decirles cómo me llamo, 
La manera conio vivo, 

Y lo pertinente al caso; 
Suplicándoles que todo 
Quede ínter nos, reservado. 

(Se acerca al velador, echa un ■poco de agua en un va- 
so y vuelve al proscenio. Variando de tono./ 

Yo soy Pepita Minope, 
De estado civil soltera, 

Y como tiple ligera 

Estoy contratada en «Lope» , 
Gran teatro, de primera. 
Mí padre fué apuntador, 

Y era un gusto trabajar 
Guando se hallaba de humor; 
Pero dejó de apuntar... 
Para ejercer de tenor. 

Mis trabajos, aplaudidos 
Por públicos entendidos, 
Me llenan de fama y gloria, 
Que escritores distinguidos 
Trasmitirán á la historia. 
Hoy, de laureles cargada, 
Veo mi gusto colmado 
En la vida retirada, 
Sin que me preocupe nada. . . 
Sino el laurel del guisado. 
/Tose, se suena y bebe un poco de agua, remedando á 
los oradores, cuando descansan.) 

Hecho ya al exordio punto, 
A mi conciencia pregunto 
Con profunda contricción... 

(Ligera pausa, meditando.) 



( 5 ) 
Examinado el asunto... 

(Con resolución, después de una ligera pausa.) 
Empiezo mi confesión. 
Al ingresar en el coro 
Me salió de pretendiente 
Un estudiante de oro, 
Que según decía la gente, 
Gomo pillo era un tesoro. 
Niña incauta, me prendé 
De ese bribón de estudiante... 
Mas, por dicha, breve fué 
Nuestro amor. Si no... no sé... 
En fin... Vamos adelante: 
De ese amor en testimonio 
Me dio el tuno, formalmente, 
Palabra de matrimonio, 
Jurándome, á fé de Antonio, 
Cumplir religiosamente. 
Pero supe que una noche 
¡Juzguen ustedes mi pena!. 
Anduvo de broma y cena, 
Después de correrla en coche 
Con cierta tiple morena. 
En mis celos y furor, 
Hice añicos su retrato; 
Y prometí, por mi honor, 
Cortar con aquel traidor " 
Toda relación y trato. 
Celosa lo despedí, 
Sin declararle por qué. 
Aunque en verdad lo sentí, 
Al punto consuelo hallé 
Con otro que conocí. (Pausa.) 
Era éste un cierto escritor^ 
Crítico dé gran concepto, 
Que escribía articulazos 
Poniéndome por los cielos. 
Ya elogiaba mi figura, 
Ponderando mi talento; 
Ya me declaraba tiple 
De primíssimo cartello. 



( 6 ) 
Guapo, con un gran bigote... 

(Con expresión.) 
¡Qué bigote, caballeros! 
¡Dos ojos que echaban chispas, 
Chispas de amoroso fuego! 
Que me abrasaban los mios... 

{Con intención picaresca.) 
Entrándome unos mareos... 
Una vez, muy cariñoso, 

Y poniéndose muy tierno 
Me dijo: — ¿Me quieres Pepa? 

{Como contestándole.) 
— ¿No sabes cuánto te quiero? 

Y entonces, junto á mi oido, 
Embriagándome su aliento 

{Con ternura y bajando la voz.) 
Me dijo bajo, bajito; 

/Haciendo un esfuerzo de memoria./ 
¿Qué me dijo? 
{Pausa, como recordando algo que no quiere decir, y 
moviendo la cabeza, como diciendo: ¡Qué pillo/) 

No me acuerdo. 

{Pausa; meditando.) 
La propuesta era escabrosa, 
Mas como se iba á su pueblo 
A la mañana siguiente, 
Pude salir del aprieto 
Jurándole contestar 
Por carta (que por supuesto, 
No llegué nunca á escribir) 
Por no mandarlo á paseo. 

Apurar aquella hiél, 
Algún llanto me costó. 
¡Era tan sensible yo! 
¡Gastaba el tuno «un aquél»! 
Al declararme viuda 
De tan queridos amores, 



I 7 ) 

Me abandoné á los dolores 
De la pena más aguda; 
Pero entró á paso de carga 
Un teniente de Pavía, 

(Con intención.) 

Que era... ¡de caballería! 
De intención, y mano larga. 
Junto á la orquesta sentado, 
Me gritaba: 

(Imitando la voz del Teniente.) 

— ¡Ole, tu madre, 
¡Y ole, y ole, por tu padre! 
¡Vaya un cuerpo resalado! — 

Y en esa primera fila, 
Cuando de chula cantaba, 
Aplaudía y me gritaba: 

— ¡Ole... el mantón de Manila! — 
¡Verdad que, con el mantón, 
Estaba para comerme!... 
¿Qué?... 

{Respondiendo á alguna observación del público.) 

Van ustedes á verme, 

Y me darán su opinión. 

(Toma el mantón de Manila, se lo pone con coquetería 
y pasea.) — (Declamado ó cantado, á voluntad de la 
actriz.) 

En mi mantón, señores, 
Tengo unos flecos, 
Que al que pasa á mi lado 
Lo deja preso; 

Y aunque lo suelte, 

No hay quien, al que se enreda, 
Lo desenrede. 

¿Quién de ustedes ha dicho, 
Eso es mentira? 
Si hay aquí quien lo dude, 
Que venga arriba; 

Y le hará ver mi garbo, 



( 8 ) 
Que me bastan los ojos 
Para enredarlo. 

Y uno de tantos, Manuel, 

Que era el nombre del teniente, 
Se enredó inocentemente 
Entre los flecos de aquél. 
Hasta que, al fin, convencido 
De que, para libertarse, 
Era preciso casarse, 
Resolvió ser mi marido. 
El casamiento arreglado; 
Yo, loquita de contento; 

Y todo su regimiento 
A la boda convidado; 
Pero era negro mi sino, . 

Y un tenor, por fastidiarme, 
Se propuso enamorarme... 

Y el Teniente perdió el tino. 
Estando con mi Manuel 

De palique en el salón, 
Vino con cierta intención: 

{Hace ademán de abrazar.) 
Gon lo cual, furioso aquél, 
Le cojió por el cogote, 

Y si no sale por medio 
Un corista, sin remedio 
Hace del tenor jigote. 
No paró la cosa allí; 

A la mañana siguiente 

Vino á verme el asistente, (Pausa) 

Y al punto lo comprendí; 

Y sin darle tiempo á hablar 
—¿Qué pasa?— le pregunté. 
Señorita... No lo sé... 
Pero... ¡y se puso á lLorar! 
Ignoro lo que ocurrió 

En el lance maldecido, 
Ello es, que á mi prometido, 
El pillastre... lo mató. 
Fué entonces mi pena aguda, 



i 9 ) 

Pues vestí, desconsolada, 
Antes de verme casada, 
Las tocas de la viuda. 
Dos meses las conservé 
En traje y en corazón; 

(Pausa y variando algo de tono y con rubor.) 
Hasta qne otra inclinación 
Luego á sentir empecé. 
¡Ay, nunca hubiera sentido . 
Afición tan desgraciada!- 
Pues como ustedes verán, 
Me sobra por qué llorarla; 
Se le antojó á un caballero 
Declararme su adorada, 
Un hombre á quien no podía 
Responder con calabazas, 
A no encontrarme dispuesta 
A rescindir mi contrata, 
Pues, que del mismo empresario, 
Nada menos, se trataba. 
Comprometido era el lance; 
Pero, me di tales trazas 
Que, sin decirle que sí 
Ni quitarle la esperanza, 
Fui trampeando el asunto 
Con cierto salero y maña, 
Pero, señores ¡qué líos 
Las compañeras me armaban! 
Una decía que vio 
Lo .que su maldad soñara; 
La otra que me oyó, asegura, ( 
Promesas dulces, palabras 
Tales, que el pudor prohibe 
Decir á la menos'.casta. 
Aquello era insoportable: 
El insulto, la amenaza, 
La rechifla, la bürleta, • 

La. broma indigna y pesada; 
El anónimo insolente, 
Cuanto zahiere é infama, 
Otro tanto contra mí, 



( lo ) 

Aquella chusma empleaba. 

En tal estado, encontré 

La ocasión (que pintan calva) 

Y aprovechando un vapor, 
Que á Buenos Aires marchaba, 
Me despedí á la francesa... 

(Pausa y con resolución, como si dijera antes: ¡Vamos/) 
¡Que no dije una palabra! 

Muy apurada me vi 

En aquella capital, 

Tanto, que me arrepentí 

De haber ido, y maldecí 

Mi resolución fatal; 

Pero como Dios apura, 

Según dicen, y no ahoga, 

Guando compré en mi amargura, 

Buscando á mis males cura, 

Besuelta á ahorcarme, una soga, 

Di con un tal Bastidor, 

Que en España conocí 

De segundo apuntador, 

Y era entonces director 
De un buen teatro de allí. 
Como era de esperar, 
Quiso sacarme de apuros, 

Y me ofreció contratar, 
Aunque sin poderme dar 
Sino tristes ocho duros. 
Pero antes me ensayó 

El maestro, y le canté 
Aquello que me pidió; 

Y á la cuenta, le gustó, 
Pues contratada quedé. 

(Debe suprimir la actriz la quintilla que sigue, si no 
canta,) 

¿Quieren ustedes oirlo? 

/Pausa, como esperando contestación.} 
Si prometen aplaudirlo... 
Contando con su indulgencia, 



( 11 ) 

Estoy pronta á repetirlo. 
Allá va... Con su licencia... 

(Aquí queda á voluntad de la actriz, cantar lo que le 
parezca bien.) 

Pero la suerte menguada 
Pronto mató mí alegría, 
Pues apenas contratada, 
Cuando menos lo creía, 
Me vi por ella burlada. 
Oí, primero, el rumor, 
Comentado de cien modos, 
De haberse huido el tenor; 
Hasta que dijeron todos: 
¡Se ha fugado Bastidor! 
Si el teatro se cayera, 

Y á todos nos aplastara, 
Mi tribulación no fuera 

Tan grande, ni en tal manera, 
El suceso me aterrara. 

(Dando saliente con el tono de voz, y asi, del mismo 
modo, en lo siguiente.) 

El tenor en do de pecho, 
Echando espumas votaba; 

Y otra tiple, en su despecho, 
En mi sobre agudo, el hecho 
Maldiciendo, condenaba; 

El coro de hombres rugía 
En todos los diapasones; 

Y el de señoras gemía, 
Partiendo los corazones 
Con la cara que ponía; 
El barítono, bramando 
Cual becerro de Veraguas; 

Y un tenorino, cantando 
Con la tiple San Fernando 
El Dúo de los paraguas. 
En la mayor confusión, 

A la fonda me volví 

A entregarme á mi aflicción; 

Mas apenas llegué allí, 



( 12 ) 
Tuve una grata impresión. 
Un caballero rumboso 
En nuestra fonda hospedado 
(Que solía hacerme el oso) 
Don Agustín Tomelloso, 
Galante y enamorado, 
Con la mejor intención, 
Por feliz inspiración 
O pretexto para verme, 
Proyectó una suscripción 
A fin de favorecerme. 
Me lo vino á consultar, 
Acepté sin vacilar, 

Y al despedirse de mí, 
Dijo mirándome así. 

(Mira con cierta malicia y variando el tono de' voz.) 

— ¿Me convida usté á cenar? 

Era el caso peliagudo, 
, Y preciso responder: '•< 
. Con mi virtud por escudo, 

Le dije cortando el nudo: 

(Con voz dulce.) 

— Con muchísimo placer. 

Mas tratando de evitar 

Murmuraciones odiosas, 

•Después de reflexionar, 

Me fui luego á convidar 

A dos coristas preciosas. • 

Guando mi huésped llegó 

Al sonar la hora fijada, 

Y con las tres se encontró, 
Disgustarse pareció, 
Pero no me dijo nada; 
Sino alegre y bromeando 
Con todas, fino y galante, . 

Y á las tres piropeando, 
Se fué la noche volando 
Gomo si fuera un instante. 
El vino, las agudezas, 
Los brindis y la alegría, 
Trastornaron las cabezas, 



( 13 ) 

Y á no llegar pronto el día, . 
Nos dan que hacer sus... finezas. 
Mas la luz de la mañana 
Empezaba á blanquear 

Los vidrios de mi ventana; 

Y aunque no de buena gana, 
Fué preciso terminar. 
Resuelta me levanté, 

Y á Tomelloso observé 
Que debía retirarse; 

Y con ganas de quedarse 
Nos dijo: «Adiós»... y se fué. 

Un rápido viaje, 

Con vientos bonancibles 

Y mar siempre serena, 
A Cádiz nos llevó; 

De su puerto en el muelle 
Conocí á mi presunto, 
Que amante, enamorado, 
Su nombre me ofreció. 
Casarnos convinimos, 

Y aquí me ven ustedes, 
Esperando azarosa 

La bendición... 

{Hace ademán de bendecir.) 

Y el sí: 
(Con gracia y tímida coquetería.) 

Y como es muy probable 

Que esté oyéndome ahí dentro... 

(Señalando para una caja.) 
Si ustedes lo permiten 
Haré que salga aquí, 
Pues quiero que conozcan 
A mi novio: es muy guapo, 
Finísimo, buen mozo... 
Aunque... 
(Poniéndose el dedo en la sien, como indicando locura. 
Pausa: Se acerca á un bastidor de la derecha y se 



( U ) 
dirige á una persona que allí se encuentra, y que se 
retira cuando ella se aproxima. Todo esto ha de ser 
visto por los espectadores.) 

Lo iré á llamar. 
¡Ven Ricardo, sin miedo! 

(Señalando al público.) 
Somos ya muy amigos. 

(Pausa, y con cierta impaciencia.) 
¡Sal, tonto... (Pausa.) Vamos, hombre! 
No te hagas de rogar. 

(Acercándose más á la caja.) 
¡Qué! ¿Te enfadas? ¿Pues cómo? 

(Pausa y como escuchando.) 
Pero ese no es motivo... 

(Con sorpresa. 
¿Qué?... ¿Qué dices?... ¿Cómo?... 
(Con impaciencia, mal humor y levantando la voz.) 



¡Más altó; si he de oir 



(Con mucho enojo y llegando al bastidor, logra cojer 
la mano de una persona que se resiste á los esfuerzos 
que la actriz hace para sacarla á la escena. Adema- 
nes de la actriz, cuestionando algunos instantes con 
su prometido.) 

¿Qué? ¡Que ya no te casas! 

(Descompuesta y llorando.) 
¡Dios mió! ¿Eso me ha dicho? 
(Rompe de nuevo á llorar y cae abatida sobre una silla. 
Pausa larga. Sollozando de tiempo en tiempo.) 
¡Imposible... Imposible...! 

(Pausa y preguntando al público.) 
¿Que no me caso yo? 
(Pausa. Con ademanes de desesperación y meditando.) 

Quizás... 
(Variando de tono y como si le ocurriera una idea.) 
Puede que alguno... 
Entre tantos señores.., 



( 15 ) 
{Ofrece la mano al 'público y se levanta.) (Pausa.) 
(Como si alguien hubiese dicho: <nYoy>.) 
¿Quién? 
(Buscando quien sea y fijándose en un espectador.) 
¿Usted?... (Pausa.) 

(Como aceptando con gusto.) 
Bueno... ¡Arriba! 
(Indicando que suba al escenario. Pausa y variando 
de tono.) 

¿Que ya no quiere?... 
(Hace ademán de sorpresa y se sienta contrariada.) 

¿No? 
(Variando de tono y adelantándose bruscamente al 
proscenio. / 

Público amigo y bueno, 
Si es que de mí te apiadas, 

Y otro disgusto y gordo 
No es mi sino fatal, 

¡Vamos, vamos! (Rogando) Señores... 

(Hace ademán de aplaudir.) 
Porque si no me aplauden, 
Me voy de aquí á mi cuarto, 

Y me... 

(Hace ademán de pegarse un tiro en la sien.) 
Y punto final. 



TELÓN.